You are using an outdated browser

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

Patrocinada por: Patrocinador: Fundación BBVA
Con la colaboración de: Colaborador: Terra Foundation for American Art
Patrocinada por: Patrocinador: Fundación BBVA
Con la colaboración de: Colaborador: Terra Foundation for American Art
Diego Rivera New Workers

El artista mexicano Diego Rivera muestra distintas técnicas pictóricas a estudiantes de Nueva York (New Workers’ Art School), agosto de 1933
Foto: Bettmann. Getty Images

The Irascibles Group

Retrato del grupo de artistas denominado “Los Irascibles”
Willem de Kooning; Jackson Pollock; Adolph Gottlieb; Ad Reinhardt; Robert Motherwell; Clyfford Still; James C.Brooks; Hedda Sterne; Jimmy Ernst; Bradley Walker Tomlin; Richard Pousette-Dart; Barnett Newman; Theodoros Stamos; William Baziotes; Mark Rothko, noviembre de 1950
Foto: Nina Leen. Getty Images

Prueba bomba hidrógeno Elugelab

Bomba de hidrógeno, 1952. Imagen de un ensayo termonuclear realizado por EE. UU. en la isla de Elugelab, en las Islas Marshall.
Foto: Popperfoto. Getty Images

Caza de Brujas 1951

Detención de algunos miembros de un grupo formado por 19 importantes comunistas, junio de 1951
Foto: AFP. Getty Images

¿Sabías que...?

¿QUÉ ES DIDAKTIKA?   
El proyecto Didaktika ofrece a los visitantes la posibilidad de ahondar en las tesis de las exposiciones a través de espacios educativos y actividades especiales.

En esta ocasión, el contenido se centra en el relevante papel que ejerció el Gobierno de EE. UU. en el apoyo a la cultura y al arte de su país a mediados del siglo XX. A través de varios proyectos federales se promovió el auge del Expresionismo Abstracto, en parte para satisfacer los intereses políticos de un gobierno preocupado ante la posible expansión de la ideología comunista de la Unión Soviética.

Por otro lado, como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, el foco creativo se había trasladado de París a Nueva York, ciudad a la que llegaron muchos artistas procedentes del viejo continente, que llevaron consigo un nuevo arte que mostraban en galerías y exposiciones, y que también divulgarían ejerciendo la docencia.

Además, en la exposición se ofrecen recursos adicionales a la visita con información de contenido artístico, como los textos de pared, las audioguías y las visitas exprés.

EL FEDERAL ART PROJECT (FAP) DE EE. UU.
Tras el crac de la Bolsa de Nueva York de 1929, el presidente Franklin D. Roosevelt adoptó un conjunto de medidas para hacer frente a la Gran Depresión y reconstruir la economía de EE. UU. En un esfuerzo por garantizar recursos a los millones de ciudadanos desempleados, el Gobierno estableció la Works Progress Administration (WPA) en 1935 con la misión de generar puestos de trabajo en obras públicas por todo el país. Además, ese mismo año, se instituyó el Federal Art Project (FAP), dependiente de la WPA, un programa que apoyaba a los artistas y financiaba proyectos que defendieran el espíritu americano y sus valores: el trabajo, la comunidad y el optimismo.

Una de las iniciativas patrocinadas siguió una estrategia desarrollada por el Gobierno mexicano años atrás: había contratado a artistas como David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera para plasmar la historia y los ideales de la Revolución en las paredes de edificios y espacios públicos del país. Sus grandes murales, que llenaron las calles de ciudades y pueblos mexicanos, sirvieron como fuente de inspiración a los miles de artistas que trabajaron en el FAP hasta su fin, en 1943; entre ellos, Willem de Kooning, Arshile Gorky, Philip Guston, Lee Krasner, Jackson Pollock y Mark Rothko. Estos murales adornaron las paredes de oficinas de correos, edificios estatales y federales, escuelas, bibliotecas y aeropuertos de todo EE. UU. Algunos de ellos se han conservado hasta hoy en ciudades como Nueva York, Chicago, San Francisco y Boston. 

Antes de la creación de la WPA, la influencia de los muralistas mexicanos ya era notable. En 1933 Nelson Rockefeller encargó a Diego Rivera un mural gigantesco para el vestíbulo del recién construido Rockefeller Center de Manhattan. Tras la firma del contrato, el artista alteró en varias ocasiones la idea original y finalmente presentó El hombre en la encrucijada, un mural lleno de alusiones al comunismo (banderas rojas, manifestaciones, un retrato de Lenin, etc.). Por ello, y a pesar de que Rivera había cobrado íntegramente sus honorarios, la obra no llegó a ver la luz y fue finalmente destruida a principios de 1934.

CONTEXTO HISTÓRICO: EL MUNDO TRAS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, en 1945 el mundo quedó dividido en dos bloques opuestos: el occidental, liderado por EE. UU., que defendía un sistema político democrático, una economía capitalista y una ideología liberal; y el bloque comunista, liderado por la Unión Soviética, que apostaba por un sistema político, social y económico basado en la propiedad colectiva. Las profundas diferencias entre ambos se hicieron insostenibles una vez terminada la guerra, y en 1947 comenzó un nuevo conflicto de orden mundial, la Guerra Fría (1947–1991) entre EE. UU. y la Unión Soviética.

El potencial armamentístico nuclear de EE. UU. y de la U.R.S.S. impidió que la confrontación se librara militarmente, al menos directamente, a fin de evitar un holocausto nuclear. Por ello, el conflicto se trasladó al plano político, económico, cultural y propagandístico.

ARTE Y CULTURA: DE PARÍS A NUEVA YORK
Durante la Segunda Guerra Mundial, Nueva York acogió a los artistas, marchantes y críticos de arte europeos que cruzaron el océano huyendo de los regímenes totalitarios. Los años de contienda dejaron gran parte de Europa en ruinas. En ese contexto, la ciudad de Nueva York surgió como nuevo foco artístico mundial desde donde irradiaban las nuevas tendencias plásticas.

En aquel período todavía era muy influyente el “Realismo Social”, movimiento que reflejaba principalmente la vida cotidiana de la clase trabajadora norteamericana y de las personas desfavorecidas, y que en su vertiente estadounidense estuvo muy ligado a la American Scene Painting y al Regionalismo. Paralelamente, varios movimientos europeos comenzaron a despertar interés en Norteamérica —especialmente el Expresionismo alemán y el Surrealismo—, en parte debido a la presencia en EE. UU. de un grupo de artistas europeos, entre los que se encontraban André Breton, Salvador Dalí, Max Ernst, André Masson, Roberto Matta, Piet Mondrian e Yves Tanguy. Los también exiliados Josef Albers y Hans Hofmann ejercieron influencia, asimismo, en varias generaciones de pintores estadounidenses, a través de las enseñanzas sobre el arte abstracto y las vanguardias europeas que impartieron en distintos centros de arte y universidades, como The Art Students League o Yale. Por otra parte, algunos jóvenes artistas americanos —entre ellos, Lee Krasner, Jackson Pollock y Mark Rothko—descubrieron de primera mano los movimientos modernos europeos a través de las exposiciones que se celebraron en el Museum of Modern Art (MoMA), el Museo de Pintura no-objetiva de Solomon R. Guggenheim y algunas galerías especializadas en arte contemporáneo, como la de Betty Parsons y la de Peggy Guggenheim, Art of This Century. La obra Guernica, de Pablo Picasso, presentada primero por el galerista Curt Valentine en la primavera de 1939 y posteriormente, en invierno, en el MoMA, marcó un antes y un después en la historia del arte por su impactante iconografía, paleta de colores y gran formato.

LA CIA Y EL EXPRESIONISMO ABSTRACTO
Durante los primeros años de la Guerra Fría, la amenaza de un conflicto mundial y la posible propagación del comunismo generó gran inquietud en EE. UU. y favoreció el desarrollo de un clima de desconfianza. Esta atmósfera desembocó en el “macartismo” —que debe su nombre a Joseph McCarthy, senador republicano de 1947 a 1957—, una “caza de brujas” que supuso la persecución de todo aquel que fuera sospechoso de simpatizar con el comunismo o con políticas de izquierdas, como los jóvenes pintores expresionistas abstractos, contra los que se llevó a cabo una agresiva campaña, alegando que su arte abstracto no era más que un instrumento de los soviéticos para manchar la imagen del pueblo americano.

Sin embargo, para un amplio sector de la élite intelectual del país, el Expresionismo Abstracto representaba el triunfo de la cultura libre sobre la cultura totalitaria, pues se basaba en la libertad absoluta del artista. Por eso, la Agencia Central de Inteligencia americana (CIA) llevó a cabo una sutil maniobra, que convirtió a los expresionistas abstractos en un arma propagandística de la cultura estadounidense contra la soviética, subvencionando su arte incluso a espaldas de los propios artistas. En la misma ciudad de Nueva York, el Museum of Modern Art, presidido por Nelson Rockefeller, funcionó como una herramienta más al servicio de esta causa, promoviendo el joven arte americano a través de la adquisición de gran cantidad de obras y de un programa de exposiciones que viajó por todo el mundo. Entre estas muestras, cabe destacar Twelve Modern American Painters and Sculptors (1953) o The New American Painting (1958), que itineró por casi todas las grandes ciudades europeas entre 1958 y 1959. El objetivo último de esta programación era difundir el estilo de vida americano por todo el mundo. 

Según han puesto de relieve algunos historiadores, la CIA también dedicó secretamente importantes fondos al Congreso por la Libertad de la Cultura, entidad fundada y promovida por el Gobierno estadunidense que poseía oficinas en 35 países y organizaba eventos de carácter cultural, como conferencias, exposiciones y conciertos, además de publicar más de veinte prestigiosas revistas, como Encounter (Reino Unido), Preuve (Francia), Tempo Presente (Italia), Cuadernos y Mundo Nuevo (Latinoamérica), Quadrant (Australia) o Jiyu (Japón).



Actividades

-

Reflexiones compartidas

Descubre esta exposición, los entresijos del montaje y otras curiosidades en estas visitas únicas realizadas por profesionales del Museo.

Visión curatorial Miércoles 15 de febrero Expresionismo Abstracto, Lucía Agirre, Curator del Museo Guggenheim Bilbao
Conceptos clave Miércoles 22 de febrero Expresionismo Abstracto, Luz Maguregui, Coordinadora de Educación

*Patrocina Fundación Vizcaína Aguirre.

Más información

-

Charla David Anfam: On, around and beyond Jackson Pollock's "Mural"

Jueves 4 de mayo, 18:30 h

Encargada en 1943 por Peggy Guggenheim, la obra de Jackson Pollock Mural desempeñó un papel crucial como catalizadora del movimiento conocido como Expresionismo Abstracto. Desde entonces, esta asombrosa creación ha influido en generaciones posteriores de pintores e, incluso, escultores; entre ellos, Lee Krasner, David Smith y Richard Serra.

Lugar: Auditorio del Museo

Más información


-

Aproximaciones al arte

17 y 18 de mayo, 19:00–20:30 h

María Dolores Jiménez Blanco, ensayista, crítica de arte, comisaria de exposiciones y profesora titular de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid, ofrecerá las claves del Expresionismo Abstracto, su contexto, sus obras y principales protagonistas. Iniciativa dirigida a personas que quieran adquirir conocimientos sobre cuestiones conceptuales básicas y referenciales en torno al arte contemporáneo.

Más información

recursos

Audioguía y guías adaptadas

Audioguía y guías adaptadas

Las audioguías, disponibles con la entrada al Museo, permiten ampliar información sobre las obras de cada exposición.

Consulte en Información la disponibilidad de audio/video guías para personas con discapacidad cognitiva, auditiva y/o visual.     

Más información


Uso de cookies

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies